Hoy todo es ágil, si no eres ágil morirás, si no eres ágil la competencia te va a comer, si no entregas valor al cliente rápido alguien más se lo entregará por ti. Todo muy cierto, pero pareciera que ya no es posible planificar más allá de un sprint y frameworks de trabajo como TOGAF están muriendo lentamente. ¿Y si no es cierto? ¿Y si podemos usar Arquitectura Empresarial y seguir siendo ágiles?

Estuve investigando un poco al respecto de cómo TOGAF se está adaptando a las metodologías ágiles y encontré algunos artículos muy interesantes. Para lo que conocemos TOGAF, siempre supimos que el ADM (Arquitechture Development Method) era iterativo, e incluso las iteraciones entre fases son comunes, por lo que el mito de que TOGAF era en esencia waterfall siempre fue eso, solo un mito.

Y es con esta idea sobre el ADM es que encontré una presentación llamada Agile Enterprise Architecture – Project Simulation (How to apply the Agile approach to TOGAF®) desarrollada por Piotr Tomasz Papro (Senior Project Manager and Agile Champion at IBM.)y Łukasz Wrześniewski (consultor y Deputy Managing Director at the Architecture Center Ltd en Londres). En esta presentación, ambos autores hacen un mapeo del ADM con una visión ágil, en la figura adjunta podrán ver todo el ADM y las practicas ágiles en cada fase, extremadamente interesante.

Según un artículo de The Open Group de enero del 2018, en la actualidad tampoco hay ningún conflicto entre un framework como TOGAF y las metodologías ágiles en el trabajo de desarrollo de productos y/o sorftware debido a que ambos procesos están enfocados en problemas relacionados pero diferentes. La arquitectura empresarial se ocupa de definir la infraestructura y los estándares dentro de los cuales operan los equipos. Las metodologías ágiles están más preocupadas por la forma más eficiente de organizar un equipo de desarrollo de software.

Por ultimo y tratando de articular lo dicho anteriormente, el proceso de arquitectura puede ser ágil y si bien TOGAF y metodologías agiles atacan problemas relacionados, pero al final de cuentas distintos, ¿entonces como interactúan ambos mundos? Es bastante sencillo como lo menciona Danny Greefhorst Director en ArchiXL una firma de consultaría en arquitectura empresarial en su presentación “Agile, TOGAF® and Enterprise Architecture: Will They Blend?” mencionaba que ágil empiezan cuando TOGAF termina y al final los outputs del proceso de arquitectura son inputs para el proceso ágil y en la siguiente figura se aprecia de manera clara.

En conclusión, usar TOGAF no implica no ser ágil, el mismo proceso TOGAF se puede abordar con un enfoque ágil y por último la agilidad podría nutrirse de las prácticas de arquitectura empresarial para liberar productos de software robustos, escalables y con un alto valor para el cliente.